Miguel Ángel/ julio 3, 2017

El estómago es responsable de digerir y procesar las grasas, pero es la vesícula biliar y el hígado los órganos principales en ésta función. Debemos tener presente que el trabajo principal de la bilis (producida por el hígado y almacenado en la vesícula biliar) es ayudar a las enzimas a digerir las grasas, y si el hígado o la vesícula biliar no están funcionando de manera eficiente, las grasas y las toxinas no se desintegran apropiadamente, conduciéndonos a ganar peso.

El papel del hígado en la pérdida de peso

El hígado es el órgano interno más grande del cuerpo (y el órgano principal para quemar grasa) cuando comemos los alimentos equivocados, el hígado va a generar más grasa y por tanto almacenarla en exceso. Si por el contrario, antes de iniciar una dieta, “limpias” tu hígado,  y comienzas a ingerir los alimentos adecuados, tendrás más posibilidades de conseguir tu objetivo de un cuerpo más delgado y sano. Como la función hepática mejora, también lo hace la energía. Con más energía, mejora la condición física, ya que se puede hacer más ejercicio, más tiempo y en mejores condiciones.

Obesidad un signo de intoxicación

Los metales pesados, bacterias, pesticidas, y en general una mala alimentación durante varios años influyen directamente en la forma que todo nuestro cuerpo funciona. Si estamos “llenos de toxinas” nuestro metabolismo simplemente no trabajará apropiadamente y no sólo dificultará la pérdida de peso, sino que también tenderemos a ganar peso de una forma descontrolada.

Te invito a ver mi video en mi canal de youtube para saber más de ello.

UN SALUDO y hasta pronto,

Con amor,

Miguel Angel Ruiz Novo.

Leave a Comment