Miguel Ángel/ septiembre 9, 2017

Nuestro sistema nervioso es el conjunto de organos y estructuras con la función primordial de captar y procesar rápidamente las señales ejerciendo control y coordinación sobre los demás órganos para lograr una adecuada, oportuna y eficaz interacción con el medio ambiente cambiante.

Su unidad funcional básica son las neuronas. Son células especializadas y su función básica es la de coordinar las acciones por medio de señales químicas y eléctricas enviadas de un extremo a otro del organismo.

Pero, ¿sabías que hay maneras naturales de cuidar el sistema nervioso para mantenerlo equilibrado? si lo haces esto repercutirá en tu salud y calidad de vida siendo una persona más equilibrada y serena. Además, se puede hacer de una forma completamente natural.

Alimentación equilibrada y natural.

La alimentación que no ha sido procesada nos ayuda y facilita a regular el sistema nervioso, por lo que cuanto más natural, mejor. Cuanto más tratado ha sido un alimento, menos energía vital tiene y menos nutrientes nos aporta. Incluso me aventuro a decir que si está muy procesado (algo muy habitual y cotidiano hoy en día) sus nutrientes son prácticamente nulos.

Recomiendo los siguientes alimentos:

  • Frutas y verduras: La mitad de ellas deberíamos consumirlas crudas o en jugos y batidos.
  • Legumbres.
  • Suplementos naturales (espirulina, polen, magnesio, etc)
  • Cereales integrales: avena, mijo, quinoa, lino, .
  • Zumos naturales de frutas, verduras y hortalizas frescas y orgánicas.
  • Frutos secos, por supuesto sin freír ni salar.
  • Semillas germinadas.
  • Algas.

Dormir suficiente y bien.

No basta con dormir unas horas sólo sino que hay que hacerlo de forma extensa y relajada. Mínimo 8 horas sería lo ideal. Aconsejo acostarse relajado y sin preocupaciones. Si por alguna razón estuvieses preocupado, sal y pasea, observa lo que te rodea y a ser posible en un parque rodeado de arboles y naturaleza, hazlo hasta que te sientas extrovertido, esto te ayudará bastante.

Haz ejercicio.

Recomiendo hacer algún tipo de ejercicio o actividad física. Si no te puedes apuntar a un gimnasio hazlo a tu manera con un horario para ello. Pasea, o prográmate una actividad semanal como por ejemplo montar en bici, hacer foouting, o paseos por la montaña.

Entra en contacto con la naturaleza.

Es preciso entrar en contacto con la naturaleza, al menos los fines de semana. Podemos organizar salidas de fin de semana en plan excursión, meriendas o escapadas, perder los malos hábitos y descalzarnos para caminar sobre la arena o la hierba, contemplar un amanecer o un anochecer, etc. El observar el verde de los bosques o praderas, los diferentes tonos de los áboles, las montañas, o el cielo puede ser muy, muy relajante y reconfortante, te lo aseguro.

Yo lo hago cada vez que puedo y me escapo a Cantabria donde sus paisajes son magníficamente relajantes y reconfortantes. Un fin de semana allí es renovar la energía para toda la semana sin lugar a dudas.

Espero querido lector que te sirva tanto el video que está en este artículo como los consejos que aquí te doy. Sencillos y cortos pero muy, muy útiles.

Con amor,

MIguel Angel Ruiz

Share this Post

Leave a Comment